Las Lloviznas o "Chirimiri"

Una de los fenómenos más habituales y que definen el clima de nuestra zona, es el tradicional "Chirimiri" o "Calabobos", tan típico de la zona Cantábrica y también de Comillas.

El "Chirimiri" o llovizna es un tipo de precipitación que se caracteriza por tener un tamaño de gota pequeño (usualmente menos de 0,5 Mm. de diámetro) dando la impresión de que las gotas flotan en vez de caer. La llovizna se origina en nubes relativamente bajas y de poco desarrollo vertical como son los estratocúmulos. En Cantabria se produce la mayoría de las veces al quedar retenidas las nubes bajas por la cercanía de la Cordillera al litoral y suele durar bastante tiempo, incluso varias jornadas seguidas.

En estos días se crea un ambiente muy propio de las regiones norteñas, con cielos muy cubiertos y grises, una humedad muy alta, temperaturas frescas y cantidades recogidas de precipitación poco importantes. Pueden suceder tanto en las épocas invernales como en el propio verano. Se da la circunstancia que en muchas de estas ocasiones tan solo hay que desplazarse unos kilómetros hacia el interior de la región para encontrar los cielos despejados, mientras que en la línea de costa el cielo está encapotado

 

En la imagen superior del satélite meteosat se puede observar el efecto que lleva a cabo la Cordillera Cantábrica reteniendo las nubes y provocando nubosidad abundante con lloviznas en la costa cantábrica, mientras que en el interior los cielos se encuentran despejados. Una situación muy habitual con situaciones del norte y noroeste con poca inestabilidad.